martes, 21 de octubre de 2014

Una Oposición a Tomar en Serio






Lacalle Pou y Aecio Neves


Mucho se ha hablado sobre la década de gobiernos populares de América Latina, sus lideres, los obstáculos que padecen o padecieron. Ahora es muy poco lo que se ha escrito sobre la oposición (de centro-derecha o liberal / conservadora) a estos gobiernos.

Este 26 de octubre Brasil y Uruguay llevaran a cabo sus elecciones. El primero realizará la segunda vuelta entre los dos candidatos más votados el 5 de octubre mientras que en el segundo los candidatos se medirán por primera vez. Por el impacto que tendrá el resultado para toda América del Sur, porque esta será la elección definitiva y porque sus resultados se conocerán rápidamente una vez finalizado el comicio es probable que toda la atención mediática se centre en lo que suceda en Brasil.

A pesar de las diferencias en lo que refiere a las magnitudes entre una elección y la otra, existen similitudes programáticas, en la forma de realizar la campaña, en el perfil y hasta en la vida privada que de los candidatos presentan el Partido Nacional (PN) de Uruguay y el Partido da Social Democracia Brasileira (PSDB). Los dos partidos de centro-derecha con mayores chances de derrotar a los oficialismos. Estos son algunos de los puntos que ambos tienen en común:


Los candidatos del cambio
A pesar de pertenecer a partidos que ya han gobernado sus países o inclusive ser hijo (Lacalle Pou) y nieto (Aecio Neves) de expresidentes, ambos candidatos se presentan como la renovación, el cambio, una bocanada de aire fresco frente a la continuidad a quienes actualmente gobiernan Brasil y Uruguay. Invirtiendo de esta forma los papeles que ocupaban hace una década cuando el Partido dos Trabalhadores (PT) y el Frente Amplio (FA) se encontraban en el llano y se presentaban así mismos como una alternativa frente a las políticas que se estaban aplicando.

El esfuerzo que tanto Aecio Neves como Lacalle Pou realizan por presentarse como el cambio se ve plasmado en sus campañas, que intenta ser "limpia" en el caso del primero y "por la positiva" en el caso del segundo.


Mantener los programas sociales
Cuando asumieron, los gobiernos progresistas de la región se comprometieron a llevar políticas sociales que colaboraran en la reducción de la pobreza y la desigualdad. Para eso crearon una serie de programas o instituciones capaces de transferir la renta hacia los sectores más necesitados. La creación del Programa Bolsa Familia en Brasil y del Ministerio de Desarrollo Social en Uruguay son un ejemplo de ello.

Podría creerse que los candidatos de derecha prometen reducir o directamente eliminar estos programas o instituciones. Por el contrarío, al menos en el discurso tanto Lacalle Pou como Neves prometen mantener o ampliar los programas sociales. En el caso del candidato del PSDB la defensa de los programas sociales ha llegado al extremo que ha afirmado que Bolsa Familia tiene el ADN de su partido.


Bajar la edad de imputabilidad
La seguridad es una de las mayores preocupaciones que tienen brasileños como uruguayos. Esta se traduce en la campaña presidencial y en las propuestas que ambos candidatos opositores presentan al electorado. En ese sentido ambos candidatos proponen bajar la edad de imputabilidad de los 18 a los 16 años. En Uruguay Lacalle Pou apoya esta iniciativa e inclusive integra una coalición que impulso y logrará realizar un referéndum sobre este tema el mismo día de las elecciones presidenciales. 

De alcanzar la presidencia Aecio Neves propondrá una enmienda constitucional para reducir la edad penal para casos graves. A pesar de estar en contra a esta reducción, Marina Silva no incluyo eliminar este punto como condición para apoyar al candidato del PSDB.


¿La nevezación de la Derecha Sudamericana?
Recientemente hemos leído un artículo muy ilustrativo sobre los desafíos que enfrentan los gobiernos progresistas de aquí en adelante, la finalización de la llamada "etapa heroica" con la muerte de Hugo Chavéz y la lulización de la izquierda latinoamericana. ¿Asistimos a una suerte de nevezación de la derecha sudamericana la cual tiene un discurso que incorpora el cambio con sensibilidad social y mano dura frente a la inseguridad? Hace un año Henrique Capriles pareció inaugurar esta tendencia cuando, en la campaña para suceder a Chavéz, anuncio que mantendría las misiones sociales. Fue derrotado y no pudo probar la distancia existente entre su discurso y la gestión. Este domingo veremos si el PSDB pone fin a 12 años de gobierno del PT y lleva su programa en acción.



lunes, 6 de octubre de 2014

5 puntos (muy serios) para entender las elecciones en Brasil





Si bien no soy un fanático del voto electrónico (Alemania por ejemplo lo declaro inconstitucional) debo reconocer que a pocas horas de finalizada la elección ya podemos contar con casi el 100% de los votos escrutados. Esta gran cantidad de datos disponibles nos permite presentar 5 puntos, que si bien son preliminares, nos sirven para poder entender los resultados de las elecciones que se realizaron en Brasil el domingo 5 de octubre:

1) No es una elección, son muchas: En las elecciones del domingo 05 de octubre se elegían Presidente y Vice, pero también Gobernadores, Senadores y Diputados Federales y Diputados de las cámaras legislativas de los estados. Cada elección (sobre todo las de Presidente y Gobernador) tuvo su lógica propia y es importante verlas de esa manera.

2) La Polarización: Tal como viene aconteciendo desde 1994 hasta la fecha, son el PT y el PSDB quienes monopolizan la intención de voto a Presidente. El surgimiento de Marina Silva parecía que iba a sepultar con esta tendencia sin embargo la segunda vuelta se definirá entre los candidatos de la "vieja política". Casi tres cuartos del electorado brasileño opto por Dilma o por Aecio.

3) ¿Nadie es Profeta en su Estado?: Si se toma la elección a Presidente, los tres principales candidatos tuvieron desempeños disimiles en los estados de donde provienen: Por un lado, Aecio Neves fue derrotado por la candidata del PT en su estado de Minas Gerais, del cual fue Gobernador. Por otro lado, Marina Silva y Dilma Rousseff vencieron en sus respectivos estados, Acre para la candidata del PSB y Rio Grande do Sul para la candidata del PT.

Ahora es diferente si se tiene en cuenta el desempeño de los candidatos a gobernador. Hace unos días escribimos esto y nos preguntábamos si, por realizarse juntas, había efecto arrastre entre las elección a Presidente y la elección a Gobernador, veamos: El candidato PT, que iba por la reelección, en Rio Grande do Sul quedo segundo por 8 puntos de diferencia y deberá disputar una segunda vuelta. Peor le fue al candidato del PSDB en Minas Gerais que aunque quedo segundo fue derrotado por el candidato del PT que obtuvo más del 50% de los votos y fue proclamado Gobernador. El PSB no llevo candidato propio para gobernador del Estado de Acre.

4) Gobernadores: Muy malo fue el desempeño del PT en  las elecciones para Gobernador de los dos Estados más importantes: São Paulo y Rio de Janeiro. En el primer caso realizo la peor elección desde 1998 ya que su candidato Alexandre Padilha obtuvo el 18% de los votos alcanzando el tercer lugar. En el segundo caso el ex militante estudiantil  Lindberg Farias quedo cuarto al obtener el 10% de los votos.

Hasta el momento  el PT obtuvo 3 de los 13 Estados que ya han elegido a sus gobernadores en primera vuelta.

5) Como queda la Camara: De acuerdo a datos parciales el PT continuaría siendo 1ra minoría en diputados, aunque su presencia se vería reducida pasando de 88 a 70 diputados. Lo seguiría el PMDB (aliado de Dilma) con 66 escaños.

En estos 21 días que quedan hasta la realización de la 2da vuelta los estrategas de campaña harán lo posible para atraer a sus filas a los votantes de Marina Silva. Quien hasta hace unas pocas semanas era favorita para ganar las elecciones y hoy no alcanzo los votos suficientes para llegar al segundo lugar. 

Gane quien gane el próximo 26 de octubre, deberá gobernar en un escenario de desaceleración económica, tener la flexibilidad suficiente para lograr acuerdos entre varios Partidos (muchas veces antagónicos entre si) que le permitan tener mayoría en el Congreso Federal e intentar satisfacer las demandas de cambio que se expresaron durante las manifestaciones de junio del año pasado. Parece un reto bastante difícil de lograr.